Síguenos en nuestras redes sociales

Sinú al Día

flauta

Opinión

Notas para una melodía de paz

Por PDK

867103bc-c161-455c-8780-c79737fb12ceEn el bajo Sinú, se encuentra una gran y majestuosa ciudad que lleva el nombre de Santa Cruz de Lorica, la antigua y señorial, allí está asentada la Normal Superior Santa Teresita, sin lugar a dudas el mejor claustro formativo del país de donde han salido grandes maestros y prospectos de la región, pues allí también tuve el privilegio de formarme.

En uno de los salones de este templo del saber, bajo la tutoría e iniciativa de la hermana Martha Cecilia, estudiamos música y allí, con el compás de palitos de escobas y otros instrumentos más, aprendimos las primeras notas musicales y algunos hasta a cantar y sacarle ritmo a los instrumentos.   La verdad, yo solo me desafinaba y cantaba en RE mayor, es decir, enredado fuertemente.

Las notas musicales que repetíamos en el círculo armónico, do, re, mi, fa, sol, la, si, do, hacer un pentagrama, ubicar notas, aprender de la negra, la fusa, la redonda, en fin, muchas cosas más que aún me cuestan ponerlas en práctica, no opacan lo que sí aprendí, y muy bien, que la música da paz al alma y al espíritu; que a través de ella expresa el hombre sus sentimientos, aun sus anhelos y sueños.

Por eso, para lograr la paz interior, les propongo estas notas; las tres últimas del círculo armónico:

  • LA

Libérate:

Para poder tener paz en nuestro corazón debemos liberarnos de las cosas del pasado, sanándolo de apegos, resentimientos y miedos, soltar las cargas que nos hacen daño, las que no nos dejan ver lo maravilloso y extraordinario de la vida.  ¿De qué me tendré que liberar para poder vivir en paz?

Acéptate:

Es difícil amarnos a nosotros mismo y aceptarnos como somos. Aún nos cuesta cambiar y asumir muchas cosas de nuestra vida. En ocasiones criticamos a otros, porque como dirían los psicólogos usualmente proyectamos en los demás lo que nosotros no hemos logrado aceptar en nuestra propia historia, ¿me acepto como soy y me amo a mí mismo?

  • SI

Silénciate:

Diría el filósofo: si vas a hablar que sea algo más importante que el silencio. Cuanto bien nos hace callarnos no solo físicamente, sino más aun interiormente, para meditar y reflexionar. En el silencio Dios habla, los sentimientos gritan y los pensamientos se construyen.

En ocasiones hemos pensado que siempre tenemos que responder, cuando alguien nos insulta o incluso nos corrige, pareciera que tuviéramos que defendernos con palabras o con agresiones.  No olvides que en el silencio también eres ganador, porque para escuchar de verdad debes callar, pensar antes de actuar. ¿Qué tanto espacio dedicas para escuchar tu yo interior, para escuchar a Dios?

Imita:

En la historia encontramos hombres y mujeres valerosas, próceres de la patria, conquistadores, en fin, Jesucristo que es el camino, la verdad y la vida que sirve como modelo para nuestra humanidad.

Saber actuar con bondad y compasión le trae paz a tu alma y corazón, seguramente otros personajes más nos pueden ayudar:  la virgen María que guardaba todo en su corazón, san José que no dijo una sola palabra, pero actuó con valentía y tenacidad, siempre en favor del plan de Dios, ¿a quién estás imitando, ¿qué imitas lo bueno o lo malo?

  • DO 

Domínate:

la palabra DON viene de “dominus”, en otrora llamábamos a los caballeros con el título de don y a las damas con doña, por respeto y porque tenían dominio de sí mismos.  El ejercitarnos en el dominio propio nos lleva a crecer en la fuerza de voluntad para aprender a reaccionar frente a los eventos y circunstancias de nuestra vida. A saber, cómo actuar en un momento de euforia o alegría, pero también frente a un fracaso o una dificultad.  A no perder el control de nuestros actos y poder ser equilibrados.

Si quieres tener paz en tu corazón domínate, domina tu ira, tu soberbia, tu orgullo; ¿tienes dominio de ti mismo o te dominan los demás y las circunstancias?

Ora:

En nuestra vida es importante la oración, no solo rezar por la costumbre o la tradición, si no la oración que es ese encuentro amoroso con el ser superior. La fuente de la paz interior está en el encuentro con el creador, diría Pedro, el impulsivo, el primario, “dónde iremos Señor, solo tú tienes palabras de vida eterna”, cuando doblas rodillas, la fuerza que Dios  será suficiente para vencer los gigantes que se presenten en tu vida y sobretodo podrás encontrar la paz que necesitas para resolver tus problemas. Pero ..¡Ojo! la oración no es solo pa’ cuando estés emproblemado, es siempre, en todo momento y en todo lugar. ¿Oras o lloras? ¿crees o te quejas?

LA vida es una sola, no la desperdicies.  Lucha por ser feliz y ayudar a otros SIn esperar nada a cambio, pues Dios conoce tu corazón, ÉL sabe cuándo y DOnde bendecirte, Él hace prósperas las obras de tus manos.

Seguir leyendo
Tal vez te interese...

Más en Opinión

Lo más leido

To Top