Síguenos en nuestras redes sociales

Sinú al Día

Z2FF56SJWRBTDJUHDRIE65Q6RA

Opinión

Opio del Pueblo

Por PDK

PDKEn el siglo XIX, surgió un pensador que le podríamos llamar el Peregrino de la Revolución, vivió en Alemania, Francia, Inglaterra y Bélgica y es considerado como el gran crítico sistemático del orden establecido de la época, se trata de Carlos Marx, quien dentro de otros pensamientos dejó el siguiente: “La religión es el suspiro de la criatura oprimida, el corazón de un mundo sin corazón, el espíritu de una situación carente de espíritu. Es el opio del pueblo.”

Con respeto quiero comentar este pensamiento, que seguramente para muchos es escandaloso y que se reduce en decir: la religión es el opio del pueblo, afirmación que podría ser cierta si no se vive una verdadera relación de cambio y de transformación en el hombre, en donde no se vive una doctrina que lo que hace es ser un borrego de los pensamientos de los demás o de un grupo de seres vivos, que además se convierten en irracionales.

El papa Juan Pablo II escribió en 1998, una encíclica en donde nos indicaba la importancia de la fe y la razón; que son dos alas necesarias para que el hombre logre volar y elevarse en la búsqueda de la verdad.   La razón sin la fe no puede llegar a la plenitud y la fe sin la razón se convierte en mero pietismo, que no descubre o vive la gracia del Creador.

Jesucristo nos enseña en el evangelio, que la verdad libera y que la palabra de Dios nos lleva por sendas de vida nueva para que tengamos abundancia y no simplemente para vivir en la opresión.  Ahora bien, en toda creencia, al menos las que he conocido, el hombre está llamado a vivir en armonía con su entorno y con la naturaleza.

Por lo tanto, la religión que es opio del pueblo, es aquella que se vuelve enfermiza, aquella que traspasa el equilibrio y se convierte en fanatismo, que aniquila la razón y aún más obnubila el corazón. Seguramente, todos hemos visto o somos testigos de muchas realidades donde la religión se ha vuelto una excusa para destruir y acabar con la humanidad, donde prima el interés de un grupo y lastimosamente hasta el de un solo individuo.

Por ello, podríamos pensar que cuando hablamos de religión no se refiere solo a cosas santas, pues hoy vemos que existe la religión maradoniana, que tiene alrededor de doscientos mil fieles, diferentes tipos, estilos y congregaciones en el mundo, que parece haber castrado la razón y el pensamiento de muchos, por eso siempre se ha dicho cada quien cree en lo que puede y quiere, tanto así  que en nuestros pueblos todavía priman algunas religiones primitivas, que a pesar de confundirse o mezclarse con las del mundo moderno, siguen incorporando ritos, costumbres, sahumerios y baños que privan de la libertad y de la decisión del hombre en la modernidad.

En la actualidad, vemos como la POLÍTICA se convierte en una religión donde lamentablemente se confunde, utiliza y hasta abusan del POBRE por la sed y las ansias de PODER.  El ser humano es un ser que tiene la capacidad de vivir en el equilibrio de sus diferentes dimensiones, pero que además corre el riesgo de desequilibrarse y llegar a la estupidez.

En el marco de este tiempo que vivimos en nuestros pueblos, les propongo que analicemos estas tres palabras:

Política:

Recuerdo que, en las clases de ciencias políticas, con la seño Eduvigis, aprendí que política era el arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados, pero que a lo largo de la historia se ha ido degenerando hasta llegar a la politiquería.  La gente sabe que esta “época de política” se convierte en tiempo de engaños, de promesas y de compra de votos y hasta de conciencias.

En la mayoría de nuestros pueblos la política se convierte en una verdadera religión, en estos días vemos procesiones más grandes que la que se acostumbra hacer a los santos patrones, tenemos afiches y carteles por todos lados, aumenta la contaminación visual y auditiva, se dividen los pueblos y las familias por el fanatismo, llegando hasta conflictos y persecuciones.

Pobreza:

Según el diccionario de la RAE, dice que es la escasez o falta de algunas cosas, pero también afirma que es:  Falta de magnanimidad, de gallardía, de nobleza del ánimo. Creo que el mundo está lleno de lugares pobres, personas pobres, pero también de pobres lugares y de pobres personas, desgraciadamente nos hemos acostumbrado a vivir en la pobreza y también a hacer de la miseria un estilo de vida.

Cuantas personas hemos visto que les encanta hacerse las víctimas, verse pobres simplemente para generar lástima, y no quieren salir de allí, de esa situación; realidad que algunos otros también aprovechan para convencerlos que ellos dependen de sus bienes o de sus riquezas, y cuando viene el tiempo electoral son fascinados mostrando la pobreza de los demás y son ellos los nuevos mesías para solucionar y ahora para ayudar a todo el mundo.

Parece ser que la pobreza se soluciona en tres meses de campaña y no en tres o cuatro años de gobierno, es triste la anestesia, pero es más triste el adormecimiento del pueblo, esto se podría perdonar, pero el Alzheimer electoral no tiene perdón.

Poder:

La RAE define el poder como: Tener expedita la facultad o potencia de hacer algo. El verdadero poder está cuando lo que llevas en tu corazón te mueve hacerlo con pasión y decisión, pero infortunadamente hoy se ama tanto el poder que se perdió el poder de amar, el poder de servir.

Es necesario redescubrir que el poder no está en el líder, sino en la población que se lidera y es allí donde está la verdadera fuerza, por eso es un tiempo para despertar y reconocer que como pueblo somos nosotros quienes elegimos y es nuestra responsabilidad que todos podamos salir adelante, que tengamos mayores posibilidades para transformar el mundo.

En cualquier movimiento, asociación, grupo debes descubrir la gracia de la libertad por decisión propia y no por imposición.  En la cruz el Libertador te hizo libre, la dormición no es una opción para ti, por lo tanto, que el PODER del amor seduzca tu corazón, para que la POBREZA no te acorrale y sigas creyendo que la POLÍTICA es la solución, la solución está en ti.

 

Más en Opinión

To Top