Síguenos en nuestras redes sociales

Sinú al Día

cuidar.medio-ambiente
Foto ilustrativa tomada de Internet. (Imagui)

Opinión

Todo empieza en casa

Por PDK

PDKLos habitantes de esta casa común, LA TIERRA, no hemos medido las consecuencias de nuestros actos, tal vez porque fuimos y seguimos siendo muy consentidos por Dios al gozar en abundancia de las bendiciones del Creador todopoderoso: paisajes, maravillas, flora, fauna y mucho más.

Usualmente mi madre me decía: “mijo lo que nada nos cuesta volvámoslo fiesta”, tristemente vemos que en nuestro consciente colectivo pensamos y actuamos con la idea del despilfarro.  Al ver que tenemos en abundancia, tendemos a malgastar lo que poseemos, tal vez porque seguimos la filosofía antigua de: “comamos y bebamos que mañana moriremos”.

Tanto así, que en este consumismo desaforado lo importante es gastar y casi que acabar con todo.  Seguramente, lo que no queremos es darnos cuenta que estamos acabando con lo más importante con nuestro hábitat; no obstante, visionamos, y de hecho tendremos un futuro con mucha tecnología, lo más probable es que carezcamos de salud para disfrutarlo.  Fíjense ustedes, hoy podemos viajar más fácilmente a lugares fantásticos, pero muchas veces no podemos disfrutarlos por la radiación solar. Incluso, hay algunos más osados que poco les importa las consecuencias y “disfrutan” medio día del mar, por ejemplo, pero pasan sus días afectados por insolación e incluso” invierten “desde ya en enfermedades tan malignas como es el cáncer de piel.

Vivimos en una sociedad acostumbrada a buscar una medicina correctiva, en vez de preventiva, nos cuesta actuar y/o aplicar acciones antes de que las cosas sucedan, por eso, cuando las dificultades crecen, corremos a mirar cómo a través de ciertos mecanismos o estrategias ponemos pañitos de agua tibia a situaciones que hubiésemos podido evitar.

Por otro lado, en esta cultura mediática todo pasa ligero, todo es moda y como se dice en el argot popular “la moda se muda”.  Nos conmocionamos en el momento por algo que sucede, pero a los pocos días ni recordamos que fue lo que pasó o el impacto que esto tuvo en medio de la sociedad o de la comunidad donde aconteció.

Nos interesamos por conocer muchas cosas, pero vamos perdiendo la sensibilidad frente a la vida, a la naturaleza, a la fauna y flora que hay en el universo. Simplemente pensamos que hay que acabar con lo que no me gusta, e incluso con lo que no entiendo. Se nos ha olvidado que todo hace parte de un perfecto equilibrio; hace algún tiempo que visitaba el Zooparque Los Caimanes, explicaba la bióloga, que es necesario cuidar las serpientes; la gran mayoría de los que estábamos allí no pensábamos igual, y así suele suceder con muchos animalitos y árboles que seguramente son destruidos, porque donde el hombre llega implanta su ley, debe destruir lo que hay.

Desde hace algún tiempo he escuchado hablar de la economía circular, modelo que incluso supera la propuesta de las tres erres, de reducir, reciclar y reutilizar y que debería ser implementado en las grandes y pequeñas ciudades porque acá, lo que se pretende, es superar el modelo de producir, usar y tirar, de manera que se haga un uso responsable de las materias primas, y aprovechar al máximo los recursos aplicando la regla de reducir, reutilizar, reparar y reciclar en un círculo continuo.

La necesidad de una toma de conciencia es urgente y debe empezar en casa para que, desde la primera edad, donde vamos creando nuestros propios juicios, podamos ver no solamente el facilismo de todo lo que tenemos hoy en día, sino también las consecuencias de utilizar las cosas en demasía.

alex_castillo_img_02

Ante esto quiero proponerles las tres C de la atención a la casa común:

CONSUMIR

Es en el hogar donde aprendemos a consumir adecuadamente lo que realmente necesitamos, no obstante, es triste ver el despilfarro de comida y el mal uso que podemos darle al consumo de los servicios públicos. Es importante, por ejemplo, aprender a administrar el uso del agua, energía eléctrica, gas, en fin. Acciones como no prestar atención a las fugas (preventivo) o pensar que como “yo pago por el servicio” puedo malgastarlo todo, son las que contribuyen a proliferar y acentuar aún más el consumismo desenfrenado que vivimos.

Pero ¡ojo!, muchas veces se cree que por tener dinero suficiente podemos consumir todo.  Cuántas cosas hemos comprado simplemente porque están en promoción o en oferta, cuántas veces hemos ido a un supermercado o almacén de cadena y adquirimos productos que no estaban en la lista, pero como han hecho un buen marketing, atractivo y convincente, nos hemos dejado atrapar.

  CUIDAR: 

Dice la canción: “uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde”. Hay que aprender a valorar las cosas, empezando por las pequeñas. Recuerdo que en un tiempo de misión aprendí cómo las hormigas dan aviso de una tempestad, que va llover, y así los campesinos sabían que venía un aguacero.  Los pájaros, por su parte, a través de su aleteo desenfrenado también podían anunciar que se aproximaba una fuerte lluvia. En fin, todo en la naturaleza y en la vida tiene una función.

Saber conservar es una tarea del ser humano que se supone está dotado de capacidades excepcionales, al menos de racionalidad, y de sentido común, el mismo que en ocasiones parece ser el menos común de los sentidos. Debemos cuidar lo poco o mucho que tenemos, cuidar los animales, las plantas, los árboles, los insectos y sobretodo cuidar la vida en todos sus niveles.

CULTURA:

Desde pequeño, por el amor a la naturaleza inculcado por mis padres, pertenecí al grupo ecológico del colegio.  Recuerdo que el profe Alber Arteaga, se preocupó porque tuviésemos una cultura medio ambiental, muchas veces creo que hasta pensábamos que estaba loco por todo lo que hacíamos, pero era realmente un aprendizaje, como le llaman ahora significativo.

Cuan necesario es implementar una cultura ambientalista en los hogares, en nuestros colegios y diferentes claustros formativos, para contrarrestar esta racha de inconciencia e ignorancia que nos lleva a la destrucción colectiva de bosques, contaminación de mares y ríos, extinción de especies y la muerte del hombre.

Creemos en familia la CULTURA ambiental, para CUIDAR lo que tenemos y aprendamos a CONSUMIR saludablemente.

 

Más en Opinión

To Top