Síguenos en nuestras redes sociales

Sinú al Día

76941520_665997043928894_2499832873654157312_n

Judicial

Ella era Marimar, la venezolana que emigró a Colombia en busca de mejor suerte y encontró la muerte en Valencia

La mujer cuyo nombre recordaba al de una telenovela, Marimar en contraste al personaje, en la vida real siempre luchó por salir adelante en contra de la pobreza, y  aunque nunca robó alimentos sí padeció por ellos y por el sistema político de su país venezuela, que la obligó a salir de su casa y llegar a Valencia a buscar nuevas oportunidades.

Marimar, la venezolana, la de la vida real no fue engañada por un hombre, por el contrario encontró el amor de su vida con Moisés Manzano con quien tuvo varios hijos, Ángela María de 10 años, Valeska de 7, Gilary Salomé de 4 y Aharón de 1 año respectivamente.Tampoco encontró a su padre perdido millonario, por el contrario dejó a su familia, en los Puertos de Altagracia perteneciente al municipio de Miranda en el Estado de Zulia en Venezuela desde donde salió a buscar mejor suerte  con su esposo y sus hijos hasta el municipio de Valencia en Córdoba. Pero lamentablemente el pasado 3 de noviembre cuando se transportaba en una motocicleta junto a otra mujer murió.
Marimar Perozo Ferrer de 25 años, murió  hacia 8: 30 a.m en la vía a la vereda San Rafael del Piru Valencia en medio del señalado accidente.

Repatriar su cuerpo no fue posible por los costos que implica, a pesar de la solidaridad de muchos ciudadanos el dinero recaudado en medio de una colecta liderada por el concejal  Óscar Possono fue suficiente, pero sí contribuyó para ayudar a las fórmulas médicas de su compañera Chetiana Perozo que quedó en delicado estado de salud y quien se encuentra recluida en el hospital San Jerónimo de Montería.

73361215_665997313928867_4606280836445110272_nFinalmente Marimar fue sepultada lejos de su tierra y de sus familiares  en el  cementerio  ubicado en el barrio Puerto Rico de Valencia. Por ahora sus esposo Moisés Manzano  y sus cuatro hijos decidieron no regresar a la vivienda donde residían en calidad de arriendo, pues los recuerdos de su esposa recorren cada rincón del lugar  ahondando su tristeza.

Más en Judicial

To Top