Síguenos en nuestras redes sociales

Sinú al Día

brasil_covid_xinhua_x1x

Internacional

Se reabre económicamente el mundo, pero el COVID-19 también se reactiva

La semana del 11 de mayo quedará en la historia como la que marcó el mayor intento masivo de reactivación económica en el mundo en medio de la pandemia. Varios países europeos, como Francia y España, arrancaron entre la alegría y el miedo su reactivación, pues el fantasma de un rebrote del virus mantiene en vilo al mundo.

La advertencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) así lo plantea: como parte de la reactivación económica podría sobrevenirse un rebrote de coronavirus, por lo que las medidas de control biosanitario, como la medición de sus efectos, debe ser milimétricas para, en dado caso, ordenar el reverso de las reactivaciones.

Por ejemplo en Corea del Sur, considerado un modelo en la gestión de la crisis, después de frenar la propagación del virus y flexibilizar las restricciones, la alcaldía de Seúl se vio forzada a cerrar todos los bares y clubes ante un nuevo y evidente aumento de los casos de COVID-19.

En China se registraron cinco nuevos casos luego de un mes sin contagios, en la ciudad de Wuhan, cuna del coronavirus, noticia asociada a la reactivación económica que se inició hace días en varias regiones de ese país.

En Alemania, otro Estado considerado ejemplar ante la crisis, se está superando el tope fijado de 50 nuevos contagios por cada 100.000 habitantes en tres regiones y ha aumentado el indicador de contagiablidad, es decir, la cantidad de personas que un enfermo puede infectar a más personas, lo que preocupa a las autoridades, pese que las estadísticas allá van a la baja en contagios y muertes.

En Irán, el país de Oriente Medio más afectado por el coronavirus con más de 6.500 decesos, también hay una flexibilización de las restricciones.

India, donde la pandemia causó más de 2.000 decesos, también da pasos hacia el desconfinamiento y a partir de esta semana su red de ferrocarriles, una de las más extensas del mundo, empezará a funcionar de nuevo «gradualmente».

Reactivación con miedo

Entre tanto en España, desde este 11 de mayo, la mitad de sus 47 millones de habitantes entran en la fase 1 del período de desconfinamiento, lo que les permitirá reunirse con grupos de hasta diez personas, reunirse en terrazas (de restaurantes y negocios) con aforo limitado o acudir a tiendas sin tener que pedir cita previa.

Por su parte, los británicos podrán salir a hacer ejercicio de forma «ilimitada», conducir a lugares alejados y tomar el sol a partir del miércoles de esta semana, según el plan de desescalada progresiva presentado por el primer ministro, Boris Johnson.

El mandatario advirtió que el plan será «condicional» y que su aplicación dependerá de los resultados, en el segundo país más castigado del mundo por la covid-19, que mató a más de 31.500 personas.

En Estados Unidos, que roza los 80.000 fallecidos Larry Kudlow, consejero económico del presidente Donald Trump, defendió la reactivación de la economía. «¿Por qué no confiar en las empresas?», declaró a la cadena ABC. «Ellas saben, por su parte, que la gente debe ser protegida» y, «por otro lado, que es necesario reactivarse lo antes posible para enfrentar el problema económico, la recesión por la pandemia».

Más en Internacional

To Top