Síguenos en nuestras redes sociales

Sinú al Día

Opinión

Compre sin IVA y le encimamos un Covid19

Por Jorge Otero Martínez.

Soy de las personas que cada vez que ve en redes sociales o en los noticieros una información sobre el nuevo coronavirus o covid19, se hunde más en la incertidumbre, como si fuera un pantano de arenas movedizas, en el cual mientras más te muevas más te hundes.

Cada vez más estoy pensando que no nos están diciendo toda la verdad. Que existen interrogantes sobre el contagio de la enfermedad con contradicciones de la OMS, el CDC, gobiernos y científicos que a cada momento dan parte de curas que no hacen parte del protocolo internacional, como el caso de Italia, mientras que otros hombres de ciencia le salen el paso a los anteriores, desmintiéndolos.

Paralelo a eso se viene una andanada de notas periodísticas sobre el covid19 que dan cuenta de reinfecciones, fallos en los tratamientos “salidos de protocolo”, reaparición de casos con más virulencia, muertos a granel donde antes se había controlado, en fin, informes que no dan esperanzas y que inducen al terror ciudadano que nos hacen sembrar la cara en el tapabocas, “enchoparnos” de gel antibacterial, alcohol y encerrarnos en nuestras habitaciones más inaccesibles al público. Será por eso que ya muy poco veo noticieros de anuncios pesimistas disfrazados de informes científicos desmotivantes, en voces sosegadas de presentadoras que tratan de ser simpáticas. Es como si nos anunciaran la llegada inminente del Armagedón con un ritmo de bolero cantado por Omara Portuondo de Cuba.

Pienso que ese mar de informes y conceptos científicos contradictorios va a durar bastante. Yo sigo guardando las directrices que me llegan de la Gobernación y la Alcaldía. En cierta forma soy como el incrédulo religioso al que le preguntaron si creía en Dios y expuso su posición: “Mira, si me preguntan si creo en Dios, yo digo rotundamente que sí, porque, ajá, si me muero y Él existe, quedo bien apuntado, pero si me muero y no existe, ombe, me declaro engañado…” Por eso en mi casa tengo una colección de tapabocas, tarros de gel, jabones Jirafa, Único, etc. Le rocío los pies a los que osan llegar al corredor y no salgo si no es absolutamente necesario.

También he recolectado los más disparatados, exóticos y posibles remedios, que van desde la cloroquina, con dexametasona, aspirina e Ivermectina, hasta el eucalipto con paico, hervido, revuelto con pucpú y miel de abeja, pasando por el machucado de cebolla ocañera con ajo morado revuelto con miel de abejas y una dosis generosa de leche de pecho de mujer virgen en el matrimonio.

Pero hoy, entre otros signos, he visto que tal vez guardaron el covid19, porque decretaron, desde el “curubito” en Bogotá, el espejismo del día sin IVA y ampliaron los números de pico y cédula del 1 al 0. Es decir que salen todos en un día, logrando un rebullicio en donde el aislamiento de los dos metros se redujo a escasos centímetros. Si en realidad el virus andaba sin bozal, en menos de 14 días vamos a tener coronavirus parío de mellos. La consigna parece ser “Compre sin IVA y le encimamos un Covid”

El descontrol ha sido total. Atengámonos a la Mano Poderosa y dejemos la farsa. Ya dijeron que la gente saliera bajo su cuenta y riesgo. Que se cuidara sola e invocara a Dios. Mejor dicho: lo que dice la Biblia: “Ayúdate, que yo te ayudaré”.

Más en Opinión

Lo más leido

To Top