Síguenos en nuestras redes sociales

Sinú al Día

Internacional

Este médico monteriano triunfa en Estados Unidos, desde Boston lidera la Fundación Neocol y ayuda a niños en Colombia

Javier Romero, un joven monteriano que decidió hace años seguir los pasos de Luis enrique Ogaza, su tío médico, hoy triunfa en el exterior.

Entre sus logros profesionales está el haber sido escogido como el mejor profesor en  Harvard en el año 2015.

Y aunque extraña todo lo de su natal Montería, su familia, su mamá, la cultura, la comida, es consciente que  desde el exterior ha hecho mejor patria, Y es que a Javier Romero como la mayoría de los sinuanos  los tropiezos o dificultades le sirven para demostrar de qué está hecho, su disciplina y perseverancia lo llevaron a ser aceptado en la Harvard después de no ser admitido en la Universidada de Miami hecho por el cual admite haberse deprimido durante tres días.

Ya en Harward donde realizó su subspecialización en neurología tomó las riendas del laboratorio donde se investigó las arterias con diferentes tecnologías para determinar quién puede tener un derrame y quién no, todo con la valiosa ayuda de su mentor Robert Ackerman.

Así el médico monteriano descubrió la forma de evitar los derrames cerebrales, estableció como saber  cuando un paciente presenta derrame o cuando hay necesidad de operarlo o no.

En entrevista exclusiva con el medio nacional Semana el médico explicó qué fue lo que descubrió así.

«Fue un poco casualidad, como muchos de los descubrimientos médicos. A los pacientes con derrames les hacemos un TAC cerebral y les inyectamos un contraste para ver si tienen una malformación de las arterias. Un paciente se sintió mal cuando se lo inyectamos e inmediatamente paramos, pero el contraste siguió circulando en su cuerpo, dándole tiempo para ir al sitio del sangrado en su cerebro. En la imagen encontramos unos pequeños lagos de contraste en la toma cerebral, y ese es el spot sign, que detecta si hay sangrado de manera activa en el momento en que se hacen las imágenes. Dependiendo de si sangra o no, el tratamiento cambia, y puede decidirse si hay cirugía o no».

Hoy esa investigación es reconocida en todo el mundo.

Foto: Bill Truslow

Pero más allá de su aporte a la ciencia javier es un hombre sensible a las necesidades de las personas menos favorecidas, y por eso desde la fundación Neacol ayuda a niños en colombia.

Al medio Semana explicó acerca de la fundación.  «Se llama Neacol (New England Association for Colombian Children), y la integran profesionales de Boston. Nos enfocamos en educación, nutrición y salud. Cinco mujeres emprendedoras me escogieron para ejercer como líder, y hemos ayudado a más de 15 grupos de niños en 17 ciudades. En 2017 recogimos 200.000 dólares. Tenemos un programa de enseñanza de música clásica, trajimos hasta acá a uno de esos estudiantes y tocó con la Sinfónica de Boston. Hoy estudia Música en la Universidad del Bosque. Hay muchas historias como esa».

Como profesional, médico, profesor y sobretodo como ser humano sabe aceptar cuando no conoce acerca de algo, para él el desconocimiento sobre todo en la ciencia motiva la investigación.

Seguir leyendo
Tal vez te interese...

Más en Internacional

Lo más leido

To Top