Síguenos en nuestras redes sociales

Sinú al Día

Deportes

El colombiano Egan Bernal se juega medio Tour en la contrarreloj individual

Hay corredores que se colocan al revés el dorsal número 13 cuando les toca en suerte. Otros lo llevan con la dignidad de cualquier otra cifra. Hoy, la decimotercera etapa del Tour de Francia repartirá sustos y disgustos, felicidad y confianza. Aunque lo que distingue a una contrarreloj, en este caso 27,2 kilómetros (hace un par de décadas podrían haber sido 72), es que más o menos se sabe quién va a ganar, empatar o perder. Todos tienen miedo, incluso los máximos especialistas no están exentos de pinchazos, averías o caídas.

El favorito entre los favoritos es el galés Geraint Thomas (Ineos) y entre los especialistas lucharán Alex Dowsett,Tony Martin o Wout van Aert, porque Rohan Dennis abandonó sin explicaciones ayer. Jonathan Castroviejo podría disputarla, pero se verá oblicado a guardar fuerzas que necesitarán sus líderes en las próximas etapas.

La organización intenta que las diferencias no se amplíen excesivamente y de ahí la reducción de kilómetros y la común introducción de repechos en el trazado. Colocar la crono entre dos etapas de montaña también puede considerarse una novedad, en la línea de premiar a los organismos que mejor se recuperan de los esfuerzos diarios.

Según el director técnico de la prueba, Thierry Gouvenou, esta crono pretende equilibrar, ser el fiel de la balanza de la competición. Y divide el recorrido en dos partes, una primera de unos 15 kilómetros trufada de cortas ascensiones y la segunda «más para rodadores, hasta la línea de meta». Así que las dos partes satisfacen a los Ineos, a Thomas y a Egan Bernal, quizá a Steven Kruijswijk, Thibaut Pinot, Emanuel Buchmann, Enric Mas o Adam Yates. Y no deben sonreír a Nairo Quintana, Mikel Landa o Romain Bardet.

Pau ha acogido etapa de Tour de Francia en 70 ocasiones y solo en dos de ellas hubo contrarreloj: en 1939 (victoria del suizo Karl Litschi) y en 1981, cuando Bernard Hinault venció y se vistió de amarillo sobre 26,7 kilómetros. Era la séptima etapa y ya no cambió de color hasta el final de la 24ª y última fracción.

El ‘Maillot’ amarillo tendrá además una significación especial este viernes, ya que exactamente hace 100 años, 19 de julio de 1919, se instauró en el Tour de Francia para identificar al primer clasificado de la general.

Más en Deportes

Lo más leido

To Top