Síguenos en nuestras redes sociales

Sinú al Día

Internacional

Maduro, de nuevo, desempolva las teorías de la conspiración

Una de las consecuencias previsibles tras el rearme de ‘Iván Márquez’ y compañía, era el aumento de la tensión diplomática y militar entre Colombia y Venezuela, algo que ya comenzó a suceder.
Tras la publicación del video de ‘Márquez’, de nuevo vestido de camuflado y con pistola al cinto, el presidente Iván Duque y los demás integrantes del gobierno colombiano acusaron al régimen venezolano de estar dando refugio a los disidentes, a quienes catalogó simplemente como terroristas.

La respuesta de Caracas fue tímida, primero a través de Diosdado Cabello, el poder en la sombra y luego en un comunicado de la Cancillería, rechazando los señalamientos y aplicando la teoría que recomienda que la mejor defensa es un buen ataque: de nuevo desempolvaron las teorías de la conspiración, sin pruebas, que supuestamente vinculan al gobierno colombiano con un plan para atentar contra Nicolás Maduro, usando paramilitares.

Las cosas parecen complicarse, luego de que la Asamblea Nacional y el presidente encargado Juan Guaidó primero declararan a las disidencias de las Farc y al ELN como grupos terroristas y segundo, autorizaran la entrega de información a Colombia sobre la ubicación satelital de la guarida de “Márquez”, “Santrich”, “El Paisa” y los demás.

Luego de estas dos decisiones de la oposición, finalmente Nicolás Maduro rompió su ruidoso silencio, acusando a Colombia de montar una “maniobra” para comenzar un conflicto militar con Venezuela y por eso declaró la alerta naranja en toda la frontera.

Maduro fue más allá y ordenó el inicio de ejercicios militares entre el 10 y 28 de septiembre en toda la zona fronteriza entre los dos países.

Más allá de lo que puede ser una nueva bravuconada de Maduro, la realidad es que la expansión de las actividades criminales del ELN desde Venezuela incluso hacia Brasil con el narcotráfico y la minería criminal, y ahora con la presencia de ‘Iván Márquez’, ‘Santrich’, ‘El Paisa’ y los demás en Venezuela, la relación binacional quedó convertida en un polvorín que puede explotar en cualquier momento.

Por eso es muy importante la serenidad y diplomacia con la que el presidente Iván Duque debe manejar esa delicada arista de las relaciones internacionales de Colombia.

Más en Internacional

Lo más leido

To Top